La razón que generó este hecho tendría relación con la recuperación de la tierra, pues indígenas aseguran que les pertenece.

A las fincas Vista Hermosa y Barro Colorado, ubicadas en Caloto, norte del Cauca, llegó un grupo de indígenas pertenecientes, al parecer, al cabildo de Huasanó y quemaron 100 hectáreas de caña de azúcar y dos buses en los que eran transportados los 160 corteros de caña que se encontraban trabajando en el sector.

“La situación fue inesperada porque comenzaron a quemar desde la parte de arriba y luego fueron bajando, nos intimidaron y dijeron que, si no queríamos problemas o que nos pasara algo, entonces que nos fuéramos”, narró uno de los corteros que fue testigo de lo sucedido.

Según información entregada por el gremio azucarero, estas fincas le venden caña a varios ingenios del suroccidente de Colombia.

“Esto nos afectó mucho porque nosotros trabajamos por contrato y, al tener este riesgo, perdemos el día de trabajo y nos quedamos sin nada que llevar a la casa”, manifestó el cortero.

Frente al tema, la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia en Cali rechazó este ataque desmedido por parte de este grupo de indígenas.

“Es inexplicable cómo unos pocos atentan contra la infraestructura, contra las compañías y empresas que están generando empleo, desarrollo y que buscan consolidar progreso para una región”, dijo Gabriel Velasco, gerente regional de la ANDI.

La Asociación de Cultivadores de Caña de Azúcar de Colombia también condenó esta clase de hechos que, asegura, se ha vuelto recurrente.

“El gremio, denuncia y rechaza enérgicamente esta situación violenta e ilegal, que continuamente viene sucediendo desde hace más de dos años, y que cada día se torna en peor”, indicó Asocaña en un comunicado.

CIEV-AsocañaTwiter

A estas voces de rechazo también se sumó el Comité Intergremial y Empresarial del Valle del Cauca, el cual aseguró que “este tipo de actos vulnera los derechos al trabajo y la propiedad, protegidos por la Constitución de Colombia”.

Agregó que estas situaciones provocan “circunstancias de incertidumbre para el normal desarrollo de la actividad privada, la generación de empleo y el bienestar de la zona”.

CIEV Twitter

En los dos últimos años los cultivadores y productores de caña han sufrido ataques y desmanes que han afectado cerca de 2.732 hectáreas distribuidas en 16 predios ubicados en el norte del Cauca, indicó la Asocaña.

Tomado de noticias.caracoltv.com